Carme Ruscalleda. L’essència del gust

La exposición muestra, de manera cálida y cercana, la vida y evolución de la chef Carme Ruscalleda a través de un recorrido cronológico por sus distintas salas.

La ruta empieza por los propios orígenes de la protagonista, con una reconstrucción del colmado de sus padres que Carme Ruscalleda y su pareja convirtieron en una tienda de delicatessen. En el mismo espacio se proyecta un lineal de estanterías que reflejan 30 años de logros y recuerdos a través de objetos cotidianos. En la misma sala, tres casetas de madera representan sus tres restaurantes.

En un pasillo que da acceso a la zona en la que se explica la cocina, y mediante un vídeo proyectado y una pared de espejo enfrentado, se pretende trasladar al visitante al interior de la cocina de Sant Pau.

La tercera sala muestra la visión más analítica de la cocina de Ruscalleda. 

Tanto los materiales utilizados, de una paleta neutra y natural, junto con una arquitectura de exposición sencilla y sin artificios, reflejan los valores de Carme. Por un lado, la importancia de la sostenibilidad y el uso de productos de proximidad, y por otro, la influencia japonesa, tan presente en su cocina.

La exposición acaba con un frase de la chef: “Para cocinar hay un ingrediente que no venden en ningún lugar: la ilusión”.

Equipo

Isabel López
Jordi Garcia

Carlos Rodríguez

Nina Sundberg

Cliente

Palau Robert

Fotógrafo

David Zarzoso

Situación

Barcelona